Ago2022
UCRANIA CÓMO ENCONTRAR TRABAJO Y VIVIRVivir y trabajar en Ucrania en tiempos de guerra

En estos días todo el mundo se siente autorizado a emitir juicios y pronósticos sobre el conflicto en Ucrania y tras ver comentaristas en la televisión mostrando mapas de Ucrania donde se indican ciudades, cuya ubicación exacta está a unos cientos de kilómetros de la marcada en el mapa, también quiero expresar mi opinión sobre este conflicto. Y la pregunta que me hago es: ¿será posible volver a vivir y trabajar en Ucrania?

Declaro que he vivido en Kiev durante muchos años, he gestionado varias actividades empresariales y conozco bien toda Ucrania y Rusia.

Aunque los rusos visten ropa y zapatos italianos, tienen iPhones americanos, se sientan al volante de coches alemanes, beben champán o vino francés, la propaganda del régimen siempre convierte a Occidente en el chivo expiatorio de cualquiera de sus problemas. Si el rublo cae de valor, la culpa es de los estadounidenses que están boicoteando la moneda rusa. Si el precio de los alimentos sube, es culpa de Europa, que sigue una política de precios hostil a Rusia.

La realidad, por otro lado, radica en el hecho de que los rusos, (así como los ucranianos) son incapaces de crear/producir nada, toda su riqueza proviene del petróleo, el gas y sus minas, nada más. No cuentan con industrias que produzcan productos de calidad, no para exportar, pero tampoco para comercializar dentro de la federación. Si algo producen, en el 90% de los casos son productos de mala calidad. Los propios rusos o ucranianos tienen la misma desconfianza hacia los productos producidos localmente que hacia los productos chinos.

Me atrevo a decir que si Rusia no tuviera su inmenso territorio y su enorme riqueza natural, sería sólo una enorme Ucrania. Sí, porque ucranianos y rusos son lo mismo, son pueblos eslavos que tienen el mismo ADN, la misma cultura, la misma religión, la misma forma de pensar, la misma comida, el mismo idioma. Estoy convencido de que si la población rusa fuera realmente consciente de lo que está pasando, no habría nadie a favor de esta guerra.

Si realmente queremos encontrar alguna diferencia entre rusos y ucranianos, tenemos que movernos hacia el oeste donde, de hecho, por razones históricas y culturales, los territorios más occidentales de Ucrania siempre han mostrado un sentimiento antirruso, pero sin embargo eran una minoría. La mayoría de la población siempre se ha sentido, al menos hasta ayer, unida a la rusa por un sentimiento de hermandad que no ha desaparecido, en muchos casos, ni siquiera tras la ocupación de Crimea y Donbass, también porque todas las ex repúblicas soviéticas están unidos por profundos lazos familiares.

De hecho, en la época de la URSS, el estado decidía el destino de las personas; por lo que un médico ucraniano que se graduaba en Kiev podría ser enviado a trabajar en Novosibirsk o un ingeniero de Kharkov podría ser enviado a una fábrica en Moscú. Con el tiempo, esto ha resultado en un enorme entrelazamiento de lazos familiares entre todos los países de la antigua Unión Soviética. Por ejemplo, una ex secretaria mía en Kiev, tenía padres que vivían en Amur, si quieres quitarte la curiosidad, echa un vistazo al mapa de Google, para ver dónde está.

Debemos señalar que, lamentablemente, los hechos han demostrado que los pueblos ruso y ucraniano no pueden experimentar plenamente un régimen democrático. Basta ver lo que pasó en Rusia tras la caída del Muro, donde un puñado de oligarcas se repartía la riqueza del país mientras el resto de la población moría de hambre. Lo mismo sucedía, con las necesarias diferencias, hasta ayer también en Ucrania donde unas decenas de oligarcas acaparan la casi totalidad de las riquezas del país y el resto de la población lucha por llegar a fin de mes.

Oligarcas que se oponen a cualquier cambio o reforma que pueda conducir a un desarrollo del país y a una disminución de su riqueza y poder, (casualmente todos los oligarcas también son diputados). Como ejemplo, Poroshenko, un oligarca y político que durante su mandato como presidente de Ucrania ha multiplicado por cien su riqueza, sí entendiste bien, por cien.

Volviendo a Rusia, es fácil comprender cómo la llegada de Putin después de los años del colapso de Boris Elstin ha sido acogida por los pobres, (que son el 90% de los rusos), como una bendición: estabilidad social, seguridad, aumento de las pensiones, aumento de los salarios de los funcionarios y vuelta del país a una potencia mundial aunque a cambio hayan tenido que ceder parte de su libertad. El disenso y la libertad de expresión se pagan caro, (incluso con la muerte en casos extremos).

Sin embargo, el sistema había encontrado su equilibrio, entonces, ¿por qué Rusia invadió Ucrania? Ciertamente no para defenderse de la OTAN. Putin sabía muy bien que Ucrania nunca se uniría a la OTAN y, en cualquier caso, la OTAN nunca atacaría a Rusia primero.

Putin tenía y tiene miedo a la democracia. Ha hecho la guerra a Ucrania, como hizo en su momento con Georgia y Moldavia, como portadores de esos valores de democracia propios de los países occidentales. En 1991 la Unión Soviética se derrumbó, sin ser atacada por ningún enemigo externo, pero implosionó sobre sí misma bajo la presión de la demanda de democracia y libertad de la población.

Putin no teme a la democracia en un sentido absoluto, teme que el virus de la democracia, sabiamente alimentado por los estadounidenses, (ciertamente no desapasionadamente, sino por sus intereses), también pueda arraigarse en Rusia, donde un gobierno elegido libremente traería el poder en manos de unos pocos y el empeoramiento de la vida de muchos. También se produciría una reducción drástica del peso del país a nivel internacional, que se convertiría en presa fácil de las políticas estadounidenses.

Por eso, tras ver que la operación de desestabilización en el Donbass no conducía a ningún resultado apreciable, decidió intentar, con las armas, instalar otro Yanukovych al frente del gobierno ucraniano. Pero las cosas no salieron como estaba previsto y me parece extraño que no lo calculó, porque como demuestra la historia, y él bien lo sabe, los pueblos eslavos no se dan por vencidos tan fácilmente.

En este punto, en mi opinión, Rusia ya no podrá conquistar Ucrania, pero corre el riesgo de empantanarse en un conflicto interminable y hay tres posibles escenarios futuros y ninguno de los tres es, en mi opinión, descartable:

  1. Se llega a un acuerdo
  2. Putin es de alguna manera destituido, lo que no es fácil dada la censura presente en el país y el amplio apoyo del que aún goza todo el país
  3. Putin decide subir aún más la apuesta con consecuencias que ni siquiera me atrevo a imaginar

Vivir y trabajar en Ucrania

Aunque mi blog trata sobre el trabajo en el mundo, nunca he tratado el tema de vivir y trabajar en Ucrania, porque en realidad las posibilidades de trabajo para un extranjero eran pocas, (algunas posibilidades para profesor de idiomas hablantes nativos de inglés).

A excepción de algún trabajo en call centers o en el sector de la restauración, (cocinero, pizzero, etc.) las posibilidades de encontrar trabajo eran muy limitadas. A menos que sepas el idioma ruso y te conformes con trabajar con un sueldo de unos cientos de euros.

Una cosa a tener en cuenta cuando se trata de Ucrania es la corrupción que está presente en todas partes en todos los niveles. Por una infracción de tráfico, es normal pagar a los agentes de policía. Cuando recibes una inspección por parte de los bomberos para verificar las normas contra incendios, (que generalmente no se cumplen), lo normal es pagar a los bomberos. Cuando vayas a cualquier oficina pública debes pagar. Es normal pagar a los profesores universitarios para aprobar exámenes. Los médicos y enfermeras que trabajan en los hospitales públicos deben ser remunerados si quires recibir una atención adecuada y garantizar que durante una operación quirúrgica el médico opere de manera profesional sin dejar cicatrices desfigurantes. Incluso todos los documentos (permisos de conducir, diplomas, etc.) se pueden comprar sin ningún problema.

La corrupción desenfrenada en el país definitivamente es algo malo y no quiero justificarlo, solo digo que es un medio que le permite a mucha gente sobrevivir. Si pensamos que los empleados públicos, (médicos, enfermeros, profesores, oficinistas, policías, etc.) ganan entre 400 y 600 € al mes, está claro que sin unos ingresos extra no podrían sobrevivir.

Sin embargo, esta corrupción generalizada, que también involucra al poder judicial, significa que Ucrania aún no es un estado completamente legal. Así las personas adineradas y pertenecientes a las clases sociales más pudientes siempre salen victoriosas de un conflicto con una persona de una clase social más baja.

En esencia, esto significa que si un político, un oligarca, un alto funcionario o alguien que tiene poder o dinero choca con una persona común, esta última siempre será declarada culpable independientemente de si tiene razón o no.

Esto también se debe al hecho de que la sociedad ucraniana está impregnada de un fuerte sentido de clasismo. Las personas de las clases sociales más altas se sienten superiores a las de las clases más bajas y esto conduce en consecuencia a una actitud generalizada de ostentación, donde todo el mundo tiende a parecer a la moda y más rico de lo que realmente es.

Quiero hacer una mención final a las infraestructuras ucranianas, (carreteras, transporte público, hospitales, etc.) que ya faltaban antes de la guerra y no me atrevo a pensar en cómo serán después. La mayoría de los edificios residenciales se construyeron rápidamente en las décadas de 1950 y 1960 en la reconstrucción de la posguerra para una población urbana en crecimiento, pero después del final de la Unión Soviética, estos edificios ya no cuentan con un mantenimiento ordinario, y mucho menos extraordinario. Las escaleras y los pasillos están astillados y están mal iluminados, (si tiene la suerte de que las luces funcionen), los ascensores se mueven con ruidos siniestros y, a menudo, no funcionan. Esto significa que si vives en el piso 15, tendrás que hacer todos los pisos a pie y, a menudo, por la noche, en la oscuridad.

En Ucrania, las calles y las aceras están en mal estado y llenas de baches, y la iluminación exterior de las carreteras principales es deficiente. A menudo, bloques enteros, incluso durante el invierno, permanecen durante varios días sin agua caliente debido a las numerosas averías. El agua del grifo no es potable. Las entradas de los condominios a menudo están en mal estado. Las minorías no están protegidas. La corrupción y la burocracia son omnipresentes.

Pero por otro lado, las ciudades estaban llenas de vida. Los parques públicos están en todas partes. Las personas son extraordinarias en la dignidad que tienen incluso en la pobreza. Las relaciones humanas son simples y directas. Si logras sumergirte en la realidad del país y aceptar su cultura, Ucrania ofrece una experiencia de vida única.